Esto hicimos con TU Aporte el 2016







Ayuda a bomberos


MAYOR INVERSIÓN EN EMERGENCIAS MÁS COMPLEJAS



El aumento permanente de la población ha obligado al Cuerpo de Bomberos de Santiago a adquirir nuevas tecnologías y capacitar a sus voluntarios en función de los nuevos requerimientos de la comunidad.

Con una población que supera ya los 6,5 millones de personas en la Región Metropolitana y con mayor acceso a bienes de distintos tipos, Bomberos se enfrentar a emergencias muy distintas a las de años anteriores; acudiendo a emergencias con altas aglomeraciones de gente y en espacios con elementos altamente complejos., Ejemplo del cambio en el nivel de emergencias es la mayor cantidad de autopistas y automóviles de la región, las que hacen que el 22% de los llamados recibidos por la central de alarmas corresponda a rescates vehiculares por el mayor número de accidentes registrados. De igual manera, los altos edificios que se han construido en Santiago obligan a Bomberos a adquirir material de mayor tecnología que permitan cubrir una eventual emergencia en dichos lugares.

La inversión que hacen nuestros socios en Bomberos se ve reflejada día a día en cada uno de los más de 200 llamados que recibimos cada semana.



¿CÓMO NOS FINANCIAMOS?



El Cuerpo de Bomberos de Santiago se financia como fuente principal gracias al aporte de la comunidad. Su estructura de financiamiento proviene de cuatro fuentes: Aporte estatal mediante la ley de presupuestos que corresponde al 30% de los gastos totales de la institución, aportes municipales que cubren cerca del 20%, fuentes propias (cuotas de voluntarios y fondos propios) capaces de cubrir el 15% y el aporte de socios colaboradores que, en su conjunto, financian el 35% de la operación anual de la institución.




Gracias a ti !

VOLUNTARIOS MÁS CAPACITADOS






Las cada vez más exigentes demandas de la comunidad y la complejidad de cada uno de los llamados, han obligado al Cuerpo de Bomberos de Santiago a mantener un personal altamente capacitado y capaz de responder a los más altos estándares exigidos. Es así como la inversión en capacitación de voluntarios ha aumentado del 2,1% el año 2006 al 16,0% el año 2012 y la inversión en material mayor aumentó del 4,0% al 18,7% en el mismo período, significando esto una inversión total de más de $1.600 millones.